domingo, 12 de julio de 2015

¿Y para qué demonios quiero una criatura feérica?

Son muchos los interrogantes que pasan por tu cabeza en estos momentos, y es comprensible.
Durante milenios estas criaturas han sido esquivas y elusivas con el ser humano ¿por qué? piénsalo bien, es sencillo, somos cruelmente destructivos con su mundo ( bosques, montes y lagos) y si bien les encanta divertirse a nuestra costa, hacernos perrerías y , porqué no, de vez en cuando darnos sustos de muerte. Saben que sin la ilusión y la creencia del ser humano en la magia y el mundo invisible, pocas posibilidades tienen de seguir existiendo o pudiendo interactuar con nuestro mundo como lo han hecho desde el principio de los tiempos. Si, lo has adivinado, ellos nos necesitan tanto como nosotros los necesitamos a ellos.
En tiempos de desilusión, de acero y hormigón, de nanochips, plasma y led... ¿quién se acuerda de los Fae?.

 Desde que era un renacuajo me sentí atraído y extrañamente cautivado por la gente pequeña, Lo Invisible. Recorría bosques y veredas buscando alguna pista sobre su paradero mientras mis compis jugaban al fútbol lo que me valió más de un " cariñoso" apelativo. Brian Froud, Alan Lee, películas como Labyrinth o Cristal Oscuro no ayudaron demasiado a olvidar el tema.
¿Nunca habéis paseado por un tupido bosque y habéis sentido que algo o alguien os vigilaba? bien, pues mi cometido era encontrar a ese "algo" que me evitaba pero sin embargo me acompañaba en cada uno de mis paseos campestres.

  La vida me llevó por muchos vericuetos... olvidando ( aunque nunca completamente ) a los Fae. Las responsabilidades, el mundo que gira inexorable y la inercia de una sociedad maquiavélicamente retorcida desvió mi camino de aquel primer propósito que me había impuesto en la infancia.
  Pero por azar o designios del sino " los diminutos" han vuelto a mi vida y me han instado a prometerles algo. El trato es el siguiente. Ellos desean que en ningún hogar humano falte un Fae y están dispuestos a cooperar con nosotros para que volvamos de una vez por todas a tener una conexión tan fuerte y profunda como tuvimos antaño.

Por esa razón nace GoblinsLab, un lugar donde podrás re-encontrar esa conexión con el Mundo tras el velo de la bruma, el de los cuentos que nos relataban nuestras abuelas y sentir la ilusión que tenías cuando no eras más que un niño y podías ver y sentir a estas criaturas.
Adopta a cualquiera de las criaturas fantásticas que amorosamente cuido en mi taller y no te arrepentirás... estarás colaborando en la ardua, pero maravillosa, tarea de traer de nuevo la magia al mundo.

Ellos te están esperando, ¿te animas?.